Inicio > Eventos y Conferencias de Prensa > Requiem de Mozart. Pero ¿cuál?

Requiem de Mozart. Pero ¿cuál?

Si uno se dispone a escuchar, asumo que para disfrutar, el Réquiem K 626 de Mozart lo mejor es cerciorarse de que no tener espíritus mozartianos alrededor.

¿Por qué? Pues si uno está en su mullidísimo sillón dispuesto a dejarse conmover, seguramente se comenzará a poner tenso cuando creoquemozarteselmayorcompositorquehadadolahumanidad#1 nos aclare que el Réquiem se interpretó por primera vez unos días después de la muerte del compositor, el 10 de diciembre de 1791, a instancias del empresario Emanuel Schikaneder.

Después creoquemozarteselmayorcompositorquehadadolahumanidad#2 aclarará, que es imposible saber come se interpretó en aquella ocasión, ya que como todos sabemos Mozart estaba trabajando en la obra cuando murió, por lo cual quedó inconclusa.

Entonces creoquemozarteselmayorcompositorquehadadolahumanidad#3 intervendrá aclarando que de las 92 páginas manuscritas que dejó el compositor, sólo los primeros 48 compases del Introit están totalmente orquestados, y del resto están las partes vocales y algunos instrumentos. De hecho de la Lacrymosa Mozart sólo alcanzó a escribir ocho compases… creoquemozarteselmayorcompositorquehadadolahumanidad#3 interrumpe aclarando que aunque el Kyrie quedó muy avanzado seguramente fue Freystädler con ayuda posterior de Süssmayr quienes realizaron la orquestación que se escucho buena parte del siglo XIX y XX.

Creoquemozarteselmayorcompositorquehadadolahumanidad#3 aclarará, colérico, que la mano de Süssmayr es evidente en otras partes del Réquiem, no en el Kyrie.

Es en ese momento en que con la candidez que nos caracteriza aclaramos que es la versión de Süssmayr -que de hecho es la más “tradicional”, la que más se ha grabado- la que estamos escuchando. Claro, tengo las versiones completadas por Duncan Druce, la de Richard Maunder, la de Franz Beyer, la de H.C. Robbins Landon… ah, y la de Robert Levin, si es que prefieren escuchar otra versión.

Sobra decir que no me escuchan y siguen discutiendo, cada vez con mayor violencia. Opto por ponerme mis audífonos pero aún así escucho ocasionales gritos.

…la culpa es de Constanza [la viuda de Wolfgang]. Por querer cobrar toda la lana de la comisión dejo muy oscura la cuestión de que fragmento fue completado por quien…

…pero es evidente que la mejor adición fue la de Albrechtsberger….

…ese ni le metió mano, le dio miedo, como al Cruz Azul cuando juega con el América…

Freystädtler, Eybler y Süssmayr, al ser pupilos de Mozart son las únicas manos calificadas para terminar la obra…

…¿y Maximilian Stadler?… el sólo superviso… revisando la caligrafía de los manuscritos nos damos cuenta…

Deja de ser divertido. Le subo el volumen a los audífonos. Prefiero quedarme en la compañía de brucknerianos/mahlerianos. No porque sean menos fanáticos, pero al menos son más divertidos. Y mejores bebedores.

Ah, por cierto. Vayan a escuchar hoy el Réquiem ¿Qué versión? Ni idea. En realidad, tampoco importa. Usted, paciente lector, vaya a disfrutar.

Solistas Ensamble del INBA

III Temporada 2008

Requiem, K. 626
Wolfgang Amadeus Mozart

Solistas Ensamble del INBA
Juan Carlos Lomónaco, director huésped
Eric Fernández, piano

Miércoles 1 de octubre, 19:00 horas

Sala Manuel M. Ponce, Palacio de Bellas Artes

Mientras tanto, una selección con Karl Böhm y un elenco de super lujo:

Anuncios
  1. noviembre 29, 2008 en 8:58 pm

    Tienes cosas muy interesantes en tu blog. Vendré seguido a visitarte. Saludos!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: