Inicio > Después de la Música > Pavarotti y el playback

Pavarotti y el playback

Leone Magiera fue uno de los directores de orquesta que más trabajaron con Luciano Pavarotti. En su reciente libro Pavarotti Visto Da Vicino, (Pavarotti visto de cerca) revela que la última presentación de Pavarotti -durante la ceremonia de inauguración de los juegos olímpicos de invierno en Turin, 2006- fue lo que normalmente en México llamamos playback. Esto es, la orquesta hace como que toca, el director como que conduce, Pavarotti como que canta, pero en realidad todo está grabado. Vamos pues, como cualquier “artista” televisivo nacional.

La pista vocal para la presentación fue grabada en un estudio ubicado cerca de la residencia de Pavarotti en Modena.

El agente del celebérrimo tenor italiano, Terri Robinson, aclaró en un correo electrónico enviado a The Associated Press, la decisión de hacer playback fue condicionada porque el frío imperante durante el evento sería peligroso para la garganta de Luciano.

Desde Caruso no hubo tenor más conocido a nivel mundial, sin embargo, la carrera de Pavarotti tuvo varios momentos complicados. En 1992 se aventó una presentación integra con playback y eso ocasionó un escandalazo. Además su disposición para asociarse con estrellas de la música pop le atrajo muchas críticas.

A decir verdad nunca he considerado que mi posición sea la de un purista, y no me parece imperdonable la producción del Pava en sus muchas grabaciones crossover, pero la verdad el rollito ese de Los Tres Tenores si me parecía infame con ganas. Afortunadamente sus grabaciones son tan extensas que tenemos para recordarlo con cariño y con respeto por muchísimas veladas.

La anécdota del playback me deja con muchas preguntas por resolver:

¿qué apreciamos de un recital: la presencia del maestro o la interpretación viva?

¿es lícita la amplificación electrónica para la música clásica?
Picture 1.png

¿hasta cuándo dejaremos que las figuras públicas se pongan a hacer películas que le quitan a uno las ganas de seguir viviendo? ¿acaso no recuerdan aquella de 1982, Yes, Giorgio, con Pava y Kathryn Harrold? Lo que durante mi infancia Debussy, Wagner, Glass y Reich habían logrado -mi gusto por la música- está película casi logra deshacerlo, aunque la banda sonora es memorable, llena de indispensables. Y bueno, para no parecer un quejumbroso sin remedio aceptaré que la canción de los Bergman, If We Were in Love, que fue nóminada al Oscar como mejor canción original, ciertamente me gusta mucho (¿gusto culpable?).

Pues ya sin estas andamos, de que me quieran ver la cara con un playback (para eso mejor voy a ver a Britney) pues prefiero el encuentro de dos “clásicos”.

Con ustedes James Brown (en uno de esos breves lapsos en los que no estaba en la cárcel) y Luciano Pavarotti:

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: