Inicio > Después de la Música > Wagner: Tristán e Isolda

Wagner: Tristán e Isolda

Definitivamente una de las grabaciones más esperadas en los últimos tiempos. Y es que a sus 64 años y cerca del retiro Plácido Domingo nos ofrece una obra de referencia indispensable dentro de la ópera alemana. Para muchos marca el inicio de la modernidad musical por su uso de la disonancia y su modo de crear tensión con un acorde que no se resuelve.

Ópera polémica en su tiempo, que retrata cada matiz del amor sexual y cuyo segundo acto es prácticamente un dueto de amor que va de lo más intimo y tierno a lo profundamente erótico. Y es que Wagner en cuestión de pasiones tenía experiencia de primera mano para hablar concibió la idea, según su autobiografía, debido a un intento fallido de su amigo Kart Ritter de dramatizar la leyenda original.

Era la época en el primer matrimonio de Richard había naufragado y comenzaba la compleja relación con la esposa de su mecenas de aquel entonces: Otto Wesendonck. Matilde Wesendonck tenía 24 años. Mucho se ha comentado la desagradable naturaleza de Wagner. Robaesposas, destrozahogares, mentiroso, traicionero, defraudador, megalómano, son solo algunos de los epítetos que alegremente se le cuelgan, más cuantiosos que milagritos de santo milenario. Sin embargo, siendo un poco justos con la historia y con la naturaleza humana en general, hay que decir que el nombre de la señora Wesendonck le fue impuesto por su marido.

Matilde era el nombre de la primera mujer de Otto. Al fallecer ésta, obligo a su segunda esposa a llevar el nombre de la primera. Una hermana mayor, del mismo nombre, y que era una especie de madre sublimada, añade tenebrosidad al asunto. En una época previa a la terapia de grupo y sin Freud, Lacan ni nadie del estilo para ayudarnos imagine usted, amable lector, el escenario. Wagner confesó a su amigo (y posterior suegro) Franz Liszt que erigiría un monumento a los sufrimientos que los amantes contrariados tienen que afrontar. Dicho monumento es Tristán e Isolda. La obra no se parece en demandas a otra ópera contemporánea de esta: Die Meistesinger von Nürnberg. Mientras está comedia requiere coros en cada acto, cientos de extras y diecisiete papeles principales, Tristán sólo tiene seis personajes principales -siendo la participación de dos de ellos muy pequeña-, un coro al final del primer acto y una escenografía mínima. La orquesta solicitada en la partitura es de tamaño normal, no como esas dotaciones gigantescas que Wagner pide en otras obras. Sin embargo, las imposiciones técnicas tanto a instrumentos como a voces son inusitadas para la época. Wagner llevó el cromatismo a un extremo no visto antes en la música occidental, y los protagonistas que dan título a la obra tienen intervenciones tan largas y complicadas que es una proeza atlética el interpretarlos.

Esto último hay que enfatizarlo respecto a la importancia de la grabación que nos ocupa, y que estoy seguro será llamada “El Tristán de Domingo”. ¿Por qué?. Es decir, todos los actores en esta ópera intervienen impecablemente (ingenieros de grabación incluidos), pero seamos honestos: ¿qué otro tenor contemporáneo podría convencer a su casa disquera de invertir un millón de dólares en grabar una ópera que no será puesta en los escenarios?. Mucho se habla en los medios de la música de concierto que está puede ser la última grabación de una ópera en la que se invierte tal cantidad. (Chisme adicional: el salario de Domingo como director de la ópera de Los Ángeles es de casi 600,000 dólares, además de los 450,000 que recibe por la Ópera Nacional de Washington).

Los admiradores de Domingo y de Wagner por igual tienen gran razón para alegrarse por este “testamento”. Ha interpretado los papeles de Sigfrido, Parsifal y Tanhäuser. Muchos le habían querido escuchar como Tristán, pero Domingo prefirió declinar la cita con un papel que no le habría permitido lograr lo que ningún otro cantante en la historia de la ópera: dominar más de 120 papeles con una condición y dominio envidiables. No dudo que habrá quienes acusen que es “hacer trampa” el grabar Tristán en sesiones que abarcaron seis semanas. A ellos hay que recordarles que una de las grabaciones más veneradas de esta ópera, la de 1966 en Bayreuth con Nilsson y Windgassen, dirigida por Böhm, fue grabada a razón de un acto por día. Escuchando la sólida voz de Plácido dudo que se hubiese detenido la grabación cada veinte frases para darle oxígeno. Su voz sigue siendo inconfundible. Además su larga experiencia le permite afrontar un papel que se presta a los excesos histriónicos con una mesura que convence y conmueve. Hay que decirlo de una vez: el trabajo de Pappano y de los ingenieros resulta increíble, pues no hay modo de adivinar que la grabación se realizó en un periodo tan extendido y con tantas sesiones de por medio.

Por otro lado Nina Stemme es una joven ya reconocida en el complicado mundo de la ópera wagneriana. Ha interpretado a Isolda en varias producciones recientes (Estocolmo y Glybdebourne) además de haber cantado el papel en el templo último: Bayreuth. Grato resulta su tono femenino, no tan “violento” o “heroico” como los de Nilsson en la grabación de Böhm ya mencionada o Flagstad en la celebre versión de Furtwängler. A Mihoko Fujimura se le ha visto haciendo el papel de Susuki en ya varias producciones. Aquí está encargada de interpretar a Brangäne, mientras que Olaf Bär hace Kurwenal. Ambos tienen voces con presencias más ligeras que los protagónicos, cosa que ha molestado a algunos. A mí me gusta el equilibrio que se logra, pues en otras dos grabaciones que poseo siempre me ha resultado molesto confundir las voces de las dos sopranos, que aquí están claramente diferenciadas. Réne Pape como el rey Mark logra afrontar excepcionalmente uno de los momentos más anticlimáticos en la historia de la música: el largo monólogo que le corresponde al final del segundo acto.

Y last but not least, el mismísimo Rolando Villazón, quizá el mexicano más notado en la escena mundial hoy día, hace el papel del joven marino, personaje que por cierto es el primero en aparecer vocalmente. (Pronto comentaremos su más reciente albúm, el tercero ya en su carrera.

El sonido de la orquesta del Covent Garden es fantástico, además de estar registrado con una claridad digna del estudio Abbey Road. Después de escuchar un par de veces y comparar con otras grabaciones de la misma obra, sentí mucha curiosidad por la perspectiva del sonido. Investigando encontré que las voces fueron colocadas en medio de la orquesta para realizar está grabación.

Esto nos ofrece un balance imposible de lograr en una grabación convencional, mucho menos una en vivo. A los tres cidís contenidos en la caja se añade un DVD que incluye el audio completo en formato 5:1, además del libreto integro en forma de subtítulos. Por si fuera poco, se incluye el libreto en un “librito” de más de 250 páginas, con algunas ilustraciones muy atractivas. Mis favoritas: un par de grabados del siglo XIII (contemporáneas del autor del poema original, Godofredo de Estrasburgo) con escenas referentes a Tristán.

Los amantes que conforman Tristán e Isolda tienen una dimensión universal, y un destino trágico, que no le pide nada a Hamlet y a Ofelia, mucho menos a Romeo y Julieta. Y está grabación es altamente recomendada para los amantes de Wagner, de Domingo, de la música. Para todos los amantes pues versiones de referencia: las ya mencionadas de Böhm en Deutsche Gramophon la monoaural de Furtwängler en EMI, la de Karajan en EMI con John Vickers y Helga Dernesch. Otra grabación de estudio es la de Baremboim con Siegfried Jerusalem y Waltraud Meier en Teldec. Naxos en su serie histórica tiene una grabación de 1936 con Lauritz Melchior y Kirsten Flagstad (la misma que haría a Isolda casi 20 años después con Furtwängler). Imaginaran ustedes que el sonido en apenas aceptable, pero para muchos Lauritz Melchior es simplemente el mayor tenor wagneriano de todos los tiempos. Por ultimo, la grabación que nos ocupa está dedicada a la memoria de Carlos Kleiber. Pues hay una versión dirigida por él con René Kollo y Margaret Price en Deutsche Gramophone.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: